Giovanni Papini

Se han encontrado 17 pensamientos de Giovanni Papini

El amor es como el fuego, que si no se comunica se apaga.

Giovanni Papini

Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que jamás se haya escrito.

Giovanni Papini

Las armas son instrumentos para matar y los Gobiernos permiten que la gente las fabrique y las compre, sabiendo perfectamente que un revólver no puede usarse en modo alguno más que para matar a alguien.

Giovanni Papini

Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras.

Giovanni Papini

El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad.

Giovanni Papini

Si es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial. ¿Por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera su hora?

Giovanni Papini

Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar.

Giovanni Papini

Cuando era joven leía casi siempre para aprender; hoy, a veces, leo para olvidar.

Giovanni Papini

Hasta las ciencias más adelantadas están saturadas de misterios y de preguntas sin respuesta.

Giovanni Papini

Temo a un solo enemigo que se llama, yo mismo.

Giovanni Papini

Todo hombre no vive más que por lo que espera.

Giovanni Papini

Una salud demasiado espléndida es inquietante, pues su vecina, la enfermedad, está presta siempre a abatirla.

Giovanni Papini

En todos los grandes hombres de ciencia existe el soplo de la fantasía.

Giovanni Papini

La civilización moderna, que ha destruido poco a poco los adelantos de la fantasmagoría trascendental, ha comenzado a practicar sin darse cuenta la egolatría. El deporte es la adoración del cuerpo.

Giovanni Papini

Los amigos no son más que enemigos con los que hemos establecido un armisticio, no siempre lealmente observado.

Giovanni Papini

Quien no ha deseado por lo menos una vez en su vida ser un santo, es, todo lo más, una bestia.

Giovanni Papini

Todos nos consolamos pensando que este presente no es más que un prefacio de la bella novela del porvenir.

Giovanni Papini