Frases de Amor para un Hombre Casado

Resultados 436 - 455 de aproximadamente 2346 frases: frases de amor para un hombre casado

El hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad.

Thomas Fuller

Ni los demonios ni los dioses existen, son todos productos de las actividades síquicas del hombre.

Sigmund Freud

No sé por qué no iba a haber una máquina que escribiese las cartas de amor ¿acaso no son todas iguales?.

George Bernand Shaw

¿Queréis conocer a un hombre? Investidle de un gran poder.

Pitaco de Mitilene

La sencillez, la bondad, la fé, el amor y la alegría, son magníficas piedras para edificar la casa de la vida.

Pacoyo

Si un perro muerde a un hombre, no es noticia, pero si un hombre muerde a un perro, eso sí que es noticia.

Lord Beaverbrook

En los inicios de un amor los amantes hablan del futuro, en sus postrimerías, del pasado.

André Maurois

Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba.

Herodoto de Halicarnaso

En los celos hay más amor propio que amor.

François De La Rochefoucauld

Noche mucho más noche: el amor ya es un hecho.

Jorge Guillén

El hombre que nada teme es tan fuerte como el que es temido por todo el mundo.

Friedrich Von Schiller

Dulce amor el alcanzado con dificultades.

William Claude Fields

Conocer a un hombre y conocer lo que tiene dentro de la cabeza, son asuntos distintos.

Ernest Hemingway

El hombre nace sin dientes, sin cabello y sin ilusiones. Y muere lo mismo: sin dientes, sin cabellos y sin ilusiones.

Alejandro Dumas

Los defectos del gran hombre son el consuelo de los necios.

Benjamin Disraeli

La conciencia es el mejor juez que tiene un hombre de bien.

José de San Martín

El epitafio es la última tarjeta de visita que se hace el hombre.

Ramón Gómez de la Serna

El odio es el amor sin los datos suficientes.

Ricardo Güiraldes

La educación es una segunda existencia dada al hombre; es la vida moral, tan apreciable como la vida física.

Claude-Henri de Rouvroy Saint-simon

Puede considerarse bienaventurado y no pedir mayor felicidad el hombre que ha encontrado su trabajo.

Thomas Carlyle