Frases de Descansar

Resultados 1 - 20 de aproximadamente 51 frases: frases de descansar

El amor solo descansa cuando muere. Un amor vivo es un Amor en conflicto.
(Las Walkirias)

Paulo Coelho

Moriré un lunes, el día más aburrido pero no quiero cruces ni llantos. Que dejen descansar a la Vargas.

Chavela Vargas

¿Sabes qué creo? Si estoy cansado ahora, no me importa, porque tengo la eternidad para descansar.

Andrés Segovia

Menos malo es agitarse en la duda, que descansar en el error.

Alessandro Manzoni

El arte del descanso es una parte del arte de trabajar.

John Ernst Steinbeck

No descanses hasta que no puedas más.

Victor Yaotl De Noriega.

El etcétera es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes.

Enrique Jardiel Poncela

Cuando lo superficial me cansa, me cansa tanto, que para descansar necesito un abismo.

Antonio Porchia

El malvado descansa algunas veces; el necio, jamás.

José Ortega Y Gasset

Descansar demasiado es oxidarse.

Sir Walter Scott

Aunque no sea más que por el mísero afán de descansar, debéis trabajar.

E. W. Stevens

Mi amor... mi fe... instilarán en tu pecho una calma preternatural. Descansarás por el cuidado... te pondrás mejor... y si no, Helen, si murieras.... entonces al menos aferraría yo tu mano querida en la muerte, y gustosamente... oh, alegremente, descendería contigo a la noche de la tumba.

Edgar Allan Poe

¡Oh qué Rey, qué curia, qué palacio, qué paz, qué descanso, qué alegría aquella!

Pedro Abelardo

La felicidad general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes.

José Martí

En la sociedad hay dos clases de personas, los médicos y los cocineros; unos trabajan sin descanso para conservar nuestra salud y los otros para destruirla, con la diferencia de que los últimos están más convencidos de lo que hacen que los primeros.

Denis Diderot

Gran descanso es estar libre de culpa.

Marco Tulio Cicerón

He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso.

Groucho Marx

La voz del intelecto es apagada, pero no descansa hasta haber logrado hacerse oír, y siempre termina por conseguirlo después de ser rechazada infinitas veces.

Sigmund Freud

¡Oh, memoria, enemiga mortal de mi descanso!

Miguel de Cervantes Saavedra

No existe posesión de mayor precio que un amigo de veras; en ésta suelo descansar, y con ella consolarme de los posibles desafueros de la fortuna.

Erasmo de Rotterdam
1 2 3 4   Seguinte