Frases de no Creer en Nadie

Resultados 121 - 140 de aproximadamente 494 frases: frases de no creer en nadie

Para la mayoría de la gente, dudar de una cosa es simplemente creer ciegamente en otra.

Georg Christoph Lichtenberg

Los periodistas deben criticar, pero no azotar a nadie.

Luis Herrero

Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas.

Elbert Hubbard

Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.

Johann Wolfgang Goethe

Indudablemente nadie se ocupa de quien no se ocupa de nadie.

Thomas Jefferson

Nadie carece de raíces, y empeñarse en no tenerlas es otra forma de confesarlas.

Edmund Husserl

No hay en la vida de nadie un día que no tenga su importancia.

Anónimo

Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio.

Anna Pavlova

En la mesa nadie se aburre durante la primera hora.

Anthelme Brillat-savarin

La sospecha es indicio de un alma baja; el que desconfía de todos es digno de que nadie se fíe de él.

Antonio Machado Álvarez Demófilo

El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber.

Ernest Bornemann

Hasta de los malvados, nadie habla mal en su funeral.

Edgar López Vargas

Nadie fue ayer ni va hoy, ni irá mañana hacia Dios por este mismo camino que yo voy.

León Felipe

Cógete a mi mano, arrímate un poquito más, nos perderemos en algún lugar lejano que nadie pueda imaginar.

Rosana

No, el éxito no se lo deseo a nadie. Le sucede a uno lo que a los alpinistas, que se matan por llegar a la cumbre y cuando llegan, ¿qué hacen? Bajar, o tratar de bajar discretamente, con la mayor dignidad posible.

Gabriel García Márquez

Nadie abandona el cargo de presidente con el mismo prestigio y respeto que le llevo ahí.

Thomas Jefferson

Nadie y todos somos la patria.

Jorge Luis Borges

¿A qué se reduce el orador, si habla en monólogo y nadie le pincha ni le excita? Forzosamente se entorpecerá y languidecerá.

Juan Luis Vives

¿Puede ser por ventura amado el que a nadie ama?

Demócrito de Abdera

Nadie que esté entusiasmado con su trabajo puede temer nada de la vida.

Samuel Goldwyn