La Soledad Paulo Coelho

Resultados 211 - 230 de aproximadamente 324 frases e pensamientos: la soledad paulo coelho

La soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo.

Gustavo Adolfo Bécquer

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.

Gabriel García Márquez

Soledad

Todos van, todos saben...
sólo yo no sé nada.

Sólo yo me he quedado
abstraída y lejana,

soñando realidades,
recogiendo distancias.

Cada pájaro sabe
qué sombra da su rama,

cada huella conoce
el pie que la señala.

No hay sendero sin pasos
ni jazmines sin tapia...

¡Sólo yo me he quedado
en la brisa enredada!

Sólo yo me he perdido
en un vuelo sin alas

por poblar soledades
que en el cielo lloraban.

Sólo yo no alcancé
lo que todos alcanzan

por mecer un lucero
a quien nadie besaba.

Ernestina de Champourcín

Sospechas

Se acaba el día
La noche me invade
El frío me agobia
La soledad me mata
La tristeza me irradia
Cosas que no comprendo
A veces, me calmo
Una vez agotado, pienso
¿Qué quiero?
Cuando nace la pregunta
Llegan algunas respuestas
Ando en busca de paz
De una tranquilidad ciega
Que hace alejar problemas
Se acaba el día
No sé que hacer
Si entregarme al sueño
O volver a creer
Por lo pronto dejo hacer
Mañana al amanecer
Me volveré y preguntaré
Ahora, cansado me entrego
A lo que quiera el destino
O lo que llamemos motivos
Sigan, arranca en el camino
Y pueda ver luz
La que me ilumine
Haciéndome comprender
Esto que no siendo sublime
Me agobia, me ahoga
No me deja vivir!
Y veo, me aleja de ti

Samuel Akinin Levy

Ayúdate de la soledad y el silencio.

José E Rodó

La peor soledad que hay es el darse cuenta de que la gente es idiota.

Gonzalo Torrente Ballester

Latoso es el que nos quita la soledad y no nos da compañía.

Benedetto Croce

Para la mayoría de los hombres la guerra es el fin de la soledad. Para mí es la soledad infinita.

Albert Camus

¿Qué soledad es más solitaria que la desconfianza?

George Eliot

Cuando la soledad se me volvió un rito sin sentido, y el mar y el universo me negaron su sal y sus estrellas, desembarqué en este pequeño recodo donde abril come astros a falta de miel y primaveras que alimenten la rosa de sus días…

Delia Quiñonez

Ruth

La quieta soledad, el lecho oscuro
De inmortales tinieblas coronado,
El silencio en la noche derramado,
Y el cerco de la paz, ardiente y puro.

Ruth detiene el aliento mal seguro,
Descubre el rostro de dolor turbado,
Y por largos anhelos agitado
Con dura mano oprime el seno duro.

Duerme Booz en tanto; su sentido,
En misterioso sueño sumergido,
La presencia tenaz de Ruth ignora.

Mas su despierto coraz ó n medita..
Y la noche fugaz se precipita
Hacia los claros lechos de la aurora.

Agosto de 1937

Concha Urquiza

No me asusta tanto perder mi libertad como perder mi soledad.

Candice Bergen

Luna Congelada

Con esta soledad
alevosa
tranquila
con esta soledad
de sagradas goteras
de lejanos aullidos
de monstruos de silencio
de recuerdos al firme
de luna congelada
de noche para otros
de ojos bien abiertos

con esta soledad
inservible
vacía

se puede algunas veces
entender
el amor.

Mario Benedetti

La soledad es y siempre ha sido la experiencia central e inevitable de todo hombre.

Thomas C. Wolfe

Cuando eres consciente de la muerte, acabas asumiendo tu propia soledad.

Rosa Regàs

Las tres cosas que más me gustan en el mundo son el silencio, la soledad y los espacios vacíos.

Chumy Chúmez

En la soledad no se encuentra más que lo que a la soledad se lleva.

Juan Ramón Jiménez

No Lo Podrás Creer...

No lo podrás creer, pero los días
-hondón de soledad, arte cisoria-
se me pasan llorando en la memoria
y contemplando tus fotografías.

No saber nunca que me morirías,
lejana luz, herida transitoria,
y otra vez regresara a aquella historia
y a desbesar tus manos de las mías.

Y a mendigarte lo que amé: tus ojos
-oceánicos pájaros, ficciones
donde el cóndor y el vuelo ultramarino-

y el predio dulce de tus labios rojos
-ay, muro eterno de lamentaciones-
y el mar de nieve de tu cuerpo andino.

Ángel García López

Estás Solo

Estás solo, lo mismo.
Yo no toco tu vida, tu soledad, tu frente,
yo no soy en tu noche más que un lago, una copa,
más que un profundo lago,
en que puedes beber aun cerrados los ojos,
olvidado.
soy para ti como otra oscuridad, otra noche,
anticipo de la muerte,
lo que llega en el día frío el hombre espera, aguarda,
y llega y él se entrega a la noche, a una boca,
y el olvido total lo ciega y lo anonada.

Sin límites la noche,
pura, despierta, sola,
solícita al amor, ángel de todo gesto...

Estás solo, lo mismo.
Ebrio, lúcido, azul, olvidado del alma,
concédete a la hora.

Idea Vilariño

Soledad Habitada

La soledad marina que convoca a los peces,
la soledad del cielo herida de alas,
se prolongan en ti sobre la tierra,
soledad despoblada, soledad habitada.

Las hojas de árbol solas cada una en su sitio,
saben que les reservas una muerte privada.
No te pueden tragar, a mordiscos de música,
con su boca redonda el pez y la guitarra.

Cargada de desierto y de poniente
andas sobre el planeta, de viento disfrazada,
llenando cuevas, parques, dormitorios
y haciendo suspirar a las estatuas.

A tu trampa nos guías
con tu lengua de pájaro o lengua de campana.
En tu red prisioneros para siempre,
roemos el azul de la infinita malla.

Te hallas en todas partes, soledad,
única patria humana.
Todos sus habitantes llevamos en le pecho
extendido tu gris, inmensurable mapa.

Jorge Carrera Andrade