Aunque apenas pueda resistir mis males, prefiero padecerlos a merecerlos.

Pierre Corneille