Una mujer de cuarenta años sólo tiene atractivos para aquellos que la amaron en su juventud.

Henri Beyle Stendhal