El hombre es, para la mujer, un medio: el fin es siempre el hijo.

Friedrich Nietzsche