Al marido, amarle como amigo, y tenerle como enemigo.

Refrán