Vale más ser desgraciado y racional que feliz y falto de razón.

Epicuro