Nada envalentona tanto al pecador como el perdón.

William Shakespeare