El alma desordenada lleva en su culpa la pena.

San Agustín