Dormía y soñaba que la vida era bella; desperté y advertí que la vida era deber.

Inmanuel Kant