Nada es suficiente para quien poco es lo suficiente.

Epicuro