El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio.

Henri Beyle Stendhal