Lo más prudente que acaso hay es hacerse a sí mismo su propio confidente.

Henri Beyle Stendhal