El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo.

Johann Wolfgang Von Goethe