Es absurdo pedir a los dioses lo que cada uno es capaz de procurarse por sí mismo.

Epicuro