Las cosas sólo dejan de existir cuando se deja de creer en ellas.

Gonzalo Torrente Ballester