Una de las leyes fundamentales de la cortesía es la resistencia al primer impulso.

Noel Clarasó