El amor en los hombres reflexivos, callados y virtuosos, prende, casi siempre, con fortaleza.

Armando Palacio Valdés