Obró mucho el que nada dejó para mañana.

Baltasar Gracián