El dueño del cielo azul me pidió que le de la mano, y mi corazón lloró de amor.

Celeste Carballo
Relacionados