Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.

Antoine De Saint Exupery