La mejor lección es la que nos enseña a dominarnos.

Johann Wolfgang von Goethe