Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos.

Hermann Hesse