Sólo la imaginación escapa siempre a la saciedad.

Henri Beyle Stendhal