Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.

Jorge Luis Borges