Las grandes pasiones son enfermedades incurables. lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

Johann Wolfgang von Goethe