La envidia que habla y que grita es siempre inhábil; se debe temer bastante en cambio la que calla.

Conde De Rivarol
Relacionados