La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin.

Benjamin Disraeli