Yo no escribo para transmitir ideas, pues a
cada quien le bastan las suyas; solo lo hago
para restarle espacio a la soledad, y al mismo,
a la soledad, de quienes se fijan en lo que escribo.

jureme