Quien desgarra las sabanas de su bienestar,
para vendar la miseria de los necesitados;
es seguro que figura entre los
bienaventurados

jureme