Tuyos no son los bienes que posees, ni los
conocimientos adquiridos; tus pertenencias
solo son: esos instantes, que vives a base
de ellos

jureme