El sexo es maravilloso, pero su importancia
no debe superar la del amor; el sexo debe
ser: el brindis del amor.

jureme