bajo el torrencial agucero de mi melancolia,
los aturdidores truenos, desnudan mi soledad
y violan la castidad de mi silencio.

jureme