Hay algunos que pudiendo desplazarse,
por todo el planeta tierra, son prisioneros
de su incalculable fortuna.

jureme