En la tumba, los sentimientos se pulverizan,
por eso los pensamientos dejan de aflorar
en la mente, de quienes toman como lugar
de reposo, a los sepulcros.

jureme