En la pubertad, los gritos del deseo son
tan intensos, que el corazon de la
inosencia al percibirlos, acude
sumiso, para silenciarlos.

jureme