Afortunado aquel, que tenga el hombro de
un amigo, sobre el cual pueda reclinar su
cabeza, para derramar el llanto, que le
arranca la tristeza.

jureme