La muerte no es para temerla, la muerte es
maravillosa; solo hay que esperarla con la
misma ansiedad, conque se espera al ser
amado, en la primera cita.

jureme