Cuando el horno del deseo se enciende,
ninguna lluvia de pudor puede apagarlo;
hasta tanto no lo extinga el goce.

jureme