En los rosales, de las comunidades religiosas
ya no florece el evangelio de Cristo; en estas
solo florece la primavera pastoral, que no
exhala perfumes, sino que absorbe: el
olor maravilloso del dinero
de los creyentes.

jureme