Fue en los campos deserticos de mi soledad,
cuando al alcanzar el oasis de tus melodiosas
palabras, resucitaron mis sentimientos.

jureme