algo que me fascina del sexo, es que
produciendo calor y llamear, no quema
los genitales; aunque algunas veces,
hace cenisas al alma.

jureme