los encargados de la justicia estan siempre
en favor del delincuente, por cuestiones de
moralidad; por eso se niegan a juzgarlos,
porque reconocen que ellos deberian ser
los primeros sentenciados.

jureme