La herida que nos causa el amigo
al hablarnos con la verdad, es mas
vivificante, que el beso alagador de
judas.

jureme