La parte buena de la ausencia, es que
rompe los lasos sentimentales y
sepulta todo recuerdo.

jureme