el fuego ardiente de tus labios y la llama
deboradora de tu mirada, consumieron
mi castidad y le dieron alas a mi deseo

jureme