El hidrante de mis labios no fue suficiente,
para apagar la sed de tu deseo, cuando
empezabas a hacerte mujer.

jureme